Cómo hacer que convivan perros y gatos

Los perros y los gatos son considerados por antonomasia enemigos entre ellos. La frase “son como perros y gatos” para referirse a que dos personas se caen mal es bien conocida por todos.

Sin embargo, perros y gatos pueden vivir juntos en una misma casa sin problema alguno. A pesar de que son animales con necesidades diferentes, los gatos no necesitan salir del domicilio y los perros se agobian estando siempre en el mismo sitio, pueden aprender a estar juntos e incluso llevarse bien y jugar. Los perros y gatos que son entrenados para convivir pueden llegar a ser muy buenos amigos e incluso echarse de menos cuando alguno de los dos ya no esté.

Esencial adiestrar al perro

Para esto es necesario centrarse en el adiestramiento del perro, los gatos son más independientes y pocas veces hacen caso a las ordenes. Es tan fácil como mantener un control del perro cuando interactúe con el gato con comandos tan sencillos cómo “siéntate”, “quédate ahí” o “déjalo solo” cuando el perro pueda estar molestando al gato.

Los primeros cara a cara

En el momento del primer encuentro es importante mantener un agarre firme del perro para que no se abalance sobre el gato y este se asuste. Cuantas veces te ha saltado el perro de un amigo encima de la alegría de verte, pues lo mismo pasa cuando conocer a un animal o un ser parecido a él.

Los territorios en casa

El importante estar presente durante los primeros encuentros. Supervisa cada movimiento, no se debe permitir la libre interacción hasta que no se crea que se sienten seguros el uno con el otro.

Las camas, zonas seguras

Es importante que distingan sus dos territorios en casa, pero que no sean posesivos con las areas comunes, para ello es útil proveerles de una cama distinta a cada uno en una misma habitación, pero con una separación entre ambas que puede estar hecha con un muro de cajas.

Esto sirve para establecer un terreno seguro para el perro y para el gato, donde puedan relajarse y sentirse libres. También se puede enseñar a estar a uno en el sofá y a otro en la cama o terraza.

La comida y el agua

También es necesario que tengan cuencos de comida y agua diferentes. Es recomendable que estén en una habitación diferente a la de las camas y que si hay problemas se dispongan en habitaciones diferentes la del perro y la del gato. Es común que se muestren agresivos si uno intenta comer comida del otro. Es más fácil en estos casos adiestrar al perro que al gato, por lo que en este proceso toda la paciencia la tendremos que tener con el perro.

Cuenco de pienso de gato
Tanto el perro como el gato deben tener un cuenco con su comida, si uno de los dos es un glotón se deberá tener más cuidado.

Evitar el castigo

Evita castigar tanto a uno como al otro. Si ocurre algún problema, sepáralos y lleva a cada uno a sus zonas seguras. Al castigarlos asociaran al otro animal con el castigo cada vez que estén presenciándolo y acabaran por huir uno del otro.


Si tienes dudas parecidas a cómo hacer que convivan perros y gatos no dudes en dejar un comentario. Te daremos respuesta lo antes posible, y si te ha gusta no dudes en dejar una valoración.

Valora el contenido
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas 7 Votos
Promedio: 5,00 de 5
Cargando…